Cuando está lloviendo los agricultores no salimos a recolectar naranjas, tampoco podemos hacerlo cuando, a primera hora de la mañana, están mojadas debido al rocío de la noche. Esto lo hacemos porque queremos asegurar <strong>la mejor calidad y que nuestras naranjas lleguen en perfecto estado a su domicilio</strong>. Las naranjas deben estar totalmente secas cuando las vamos a recolectar porque cuando la naranja está húmeda, se reblandece un poquito y aunque se pueda consumir perfectamente en ese momento, el agua afecta a su rápida maduración una vez recolectada. Por tanto, no es conveniente preparar el pedido hasta que no haya expulsado toda el agua, porque una vez recolectada aguantaría mucho menos tiempo en casa.