Resulta decepcionante cuando damos un bocado a un tomate y lo único que encuentra nuestro paladar son tomates huecos, sin sabor, de carne dura y piel gruesa.

 

¿Sabes cuáles son las principales razones?

 

  • Temporada verano. Podemos encontrar tomates durante todo el año, pero durante los meses de verano es cuando mejor saben ya que, los tomates, como toda fruta o verdura, requieren cultivarse en su momento climatológico idóneo.

  • Cuestión de madurez. Es donde coinciden la mayoría de agricultores: “El problema está en el punto de madurez. Actualmente en el campo se corta la fruta verde y se deja que madure en cámara o durante el transporte, y como no lo hace de forma correcta el sabor después no es igual”, cuenta Lorenzo Ramos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA).

  • Cultivo intensivo. Bonitas por fuera… ¿y por dentro? Víctor Gónzalvez, coordinador Técnico de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE ) y el cocinero y agricultor Floren Domezáin, coinciden: “Se han perdido las variedades autóctonas y se han sustituido por híbridos, buscando más producción y mejor estética. Y se impone la industria en invernaderos, que no dejan pasar el sol directamente. Eso influye en el sabor final” “Este tipo de agricultura ha seleccionado semillas de variedades muy duras y resistentes, aunque sepan menos...”

En La Naranja Fallera te ofrecemos nuestro tomate autóctono de temporada, en su momento óptimo y recolectado en el momento de tu pedido. Estamos seguros que su textura y sabor no te dejará indiferente.

Bibliografía.

Ines Romera (2015). Periódico El País. http://elpais.com/elpais/2015/10/29/buenavida/1446121487_823890.html

María Val. Sabor Mediterráneo. Causas de la pérdida de sabor en el tomate. http://www.sabormediterraneo.com/port/tomate_perdida_sabor.htm